Senda de Luz nace como expresión de un profundo anhelo de servicio.

 

Su propósito es contribuir a la expansión de conciencia, siendo su finalidad principal ofrecer, acompañar, acoger y promover toda actividad que aliente, en ese sentido, al despertar.

 

Su nombre simboliza un camino de crecimiento, un proceso de transformación y reconexión interior que nos conduce a recordar quien somos verdaderamente, a recuperar toda nuestra sabiduría innata y a encontrar nuestras propias respuestas.

 

La Senda a recorrer en ese caminar lúcido consiste en atreverse a atravesar los tramos necesarios para iluminar nuestras sombras, reconocerlas y abrazarlas, transmutando aquello que nos desconecta de nuestra esencia y nos ancla en el sufrimiento estéril. 

 

El hecho de tomar conciencia de nuestros conflictos internos nos dispone ya en sí mismo a resolverlos. 

 

Encaminarnos hacia la luz dejando a cada paso más atrás la oscuridad y lograr comprender, es el reto más elevado que podemos plantearnos y el regalo más hermoso que ofrecer a la humanidad.

 

Un Ser despierto aporta a su paso todo un abanico de posibilidades, invitando a seguir su estela con su propio ejemplo y elevando la vibración de todos los que le rodean.

 

El primer paso de la ruta es decidir amarse a sí mismo. Estar dispuesto a mirar hacia dentro.

 

Observarse con una mirada blanda y tolerante, desde el amor y la comprensión profunda. Trascender más allá de los enredos mentales, del ruido externo y de los mensajes arraigados en el inconsciente.

 

A partir de esa decisión interna, permitirse desalojar todo aquello que nos lastra y comenzar a soltar viejos patrones, creencias limitantes que nos paralizan, liberar emociones reprimidas que nos condicionan y aprender a gestionarlas de manera inteligente desde un estado de coherencia.

 

Aceptar con naturalidad nuestra multidimensionalidad, reconocer nuestro potencial infinito, nuestro plan de vida.  

 

Asumir la importancia de la educación para la vida fértil, la buena muerte y el tránsito lúcido.

 

Identificar y desmontar miedos. Vivir atentos a las señales del Universo.

 

CONFIAR sinceramente en ESO más grande que nos sostiene. En el plan perfecto que subyace bajo toda circunstancia.

 

Abrirse a una nueva visión de "la realidad" que trasciende más allá y da sentido. Ponerse las gafas de ver bonito.

 

La evolución es infinita, las rutas alternativas variadas, los ritmos diferentes, sin embargo todos y cada uno de nosotros estamos a bordo en un viaje maravilloso. Es hora de empezar a disfrutarlo, a valorarlo en toda su dimensión, a tomar las riendas de nuestra propia existencia, a tomar conciencia del sentido de la vida.

 

SENDA abraza y alienta todos estos objetivos, y propone acompañarte a alcanzarlos cuando sientas que es tu momento.

 

 

 

 

© 2021 TODOS LOS DERECHOS PROTEGIDOS