Psicología Transpersonal

 

La psicoterapia transpersonal es una herramienta excelente para promover la evolución de la conciencia
 

El concepto de la TERAPIA TRANSPERSONAL, que es un término aún algo desconocido, pero que está implantándose con gran fuerza en el ámbito del desarrollo y el crecimiento.

El término transpersonal hace referencia a lo que está MAS ALLÁ DE LA PERSONA. Entendiendo como persona, el personaje que encarnamos en esta experiencia humana concreta, eso que llamamos “ego” que nos delimita, y nos difumina el recuerdo de QUIEN SOMOS EN REALIDAD.

 

SU LUGAR EN LA PSICOLOGÍA

 

La corriente transpersonal se considera la cuarta dimensión de la psicología, traspasando la terapia cognitivo-conductual, el psicoanálisis y la psicología humanista.

Este modelo no contradice los grandes modelos anteriores en Psicología, si no que los integra, añadiendo  un estrato más que hasta ahora no había sido tenido en cuenta suficientemente para englobar al ser humano en todo su conjunto. Su  enfoque es holístico, es decir, nos contempla como un todo, cuerpo, mente, y espíritu. -à Y ofrece herramientas destinadas a cada parte del conjunto a modo de Yoga Integral.

Aúna el pensamiento psicológico occidental con la filosofía y tradición que vienen de Oriente, donde se ensalza la continuidad de la vida más allá de sus límites corporales, mentales o emocionales.

 

EN QUÉ CONSISTE

 

Una terapia transpersonal será aquella que nos ponga en contacto con nuestra identidad esencial, con aquellos que SOMOS.

 

La terapia es una especie de viaje “hacia dentro” que se hace acompañado de un terapeuta o acompañante del alma, que lo alienta y cuya meta es la expansión de la conciencia.

Según la terapia transpersonal un conflicto observado en un conflicto resuelto.

 

PALABRAS CLAVES

 

Las dos palabras claves en la terapia son Observación e Integración. Se trabaja a través de diversas técnicas de atención sostenida enfocadas a través del SENTIR, más que a través de la mente racional. Por ejemplo el entrenamiento en la Atención Plena o Mindfulness, el Silencio, los estados de relajación profundos, la meditación Zen, el trabajo con la Sombra,  la exploración del inconsciente, la respiración holoscópica, entre otros.

 

SU NO ETIQUETAJE

 

No abraza ninguna religión ni tampoco ningún sistema de creencias en particular. Más bien, abraza TODO desde la apertura,  y un profundo  respeto, validando que todos los diferentes caminos son puertas que nos conducen al mismo punto, nuestra verdadera naturaleza espiritual.

Tras una primera fase de INDAGACIÓN y profundo AUTOCONOCIMIENTO y observación del ego que permita las tomas de conciencia requeridas en cada proceso individual, el siguiente paso iría encaminado a la acción  y la integración de todo lo observado.

El objetivo final sería el trascender la mente y conectar con la IDENTIDAD ESENCIAL, comprendiendo que no somos criaturas humanas en una aventura espiritual, sino criaturas espirituales en una aventura humana y de este modo, retomar nuestra propia grandeza y los recursos innatos que todos poseemos.

 

Lograr DARSE CUENTA, salir del juego, recobrar lucidez, dar la vuelta a la moneda de cualquier circunstancia observando el motivo que subyace bajo todo suceso y contemplando las causalidades de las casualidades. Se toman las adversidades como oportunidades de cambio y desarrollo evolutivo. Y se busca la vocación de servicio y la realización mediante el proyecto de vida.

 

CONCLUSIÓN

 

Cuando uno “se conecta” a ese estado de comprensión, nace la serenidad, desaparece el miedo, el sufrimiento, y se vive con un profundo sentimiento de confianza plena en el Universo donde todo tiene su motivo, su propósito y su razón de SER.

 

 

 

 

Atrás